Rastros de fuego

Nos vamos del lado tecnológico estos días. Y empezamos con rastros de fuego. Un proyecto de Volkmar Klien y Ed Lear desarrollado en la ciudad de Limmerick (Irlanda). Y con una idea tan simple como colocar transmisores de los que se usan para rastrear animales salvajes en un puñado de mecheros, abandonarlos en un bar y rastrearlos por la ciudad, registrando sus movimientos en imágenes y en planos (de los que aparentemente en el sitio no encuentro ninguna muestra en condiciones, una lástima) .
Al igual que las gamberradas con el Bluetooth, os paráis a pensar que le ponéis además del transmisor vuestro nombre, y varios días después de rastrear el mechero, os acercáis a la persona que lo tenga y le decís “Ese mechero es mío, tiene mi nombre escrito” la cara de asombro puede ser tremenda.
Limmerick me temo que ha posibilitado un proyecto así por ser una pequeña ciudad, igual que puedes hacer bluejacking facilmente en bares y sitios recogidos. Sin embargo creemos que la ciudad y entornos más grandes, hasta que la tecnología WiFi y parace ser que pronto la WiMax se extiendan, no sufrirá consecuencias en los modos de habitarlas, más allá de las limitaciones que nos imponen las redes alámbricas actuales. Aunque WiFi parece no estar exento de problemas…

Únete a la conversación

4 comentarios

  1. Me hago una pregunta que quizás no tenga respuesta: Volkmar Klien y Ed Lear son artistas o son científicos? O podríamos pensar que esta proyecto tecnológico es además proyecto artístico y también una investigación antropológica?
    Las nuevas tecnologías y la globalización han hecho del mundo un gran laboratorio en el que todo lo que antes eran disciplinas o actuaciones clasificables aparece complejamente entretejido. Me parece fascinante…

  2. Creo que si no se trata de ponerles nombre o de saber qué es, pero sin embargo creo que está muy cerca de al arquitectura en tatno que exploración física del entorno, aunque de una forma muy, muy limitada.

  3. Estoy de acuerdo, también es arquitectura, ya no ocupamos/habitamos solamente espacio físico, sino una especie de esferas-entorno interconectadas en las que las nuevas tecnologías juegan un papel cada vez mayor.
    Vosotros ya lo experimentais directamente, y de forma activa, no? A ver si aprendo lo del bluejacking…
    Hay otro tema que pone en juego los fire traces y que me parece de gran interes es la modificación progresiva en nuestras sociedades del concepto y la experiencia de la intimidad.

  4. Casi de acuerdo. Creo que eso NO es arquitectura, se desarrolla en paralelo, dentro de, alrededor, pero para mi NO es arquitectura. Sin embargo como bien dices

    de gran interes es la modificación progresiva en nuestras sociedades del concepto y la experiencia de la intimidad

    si la arquitectura no se plantea esos problemas es que esta ciega, ahora bien, mi poreocupación es que la arquitectura debería saber manejar esos problemas con sus propios medios, y no tratar de apoyarse en otras disciplinas que le son ajenas, y para mi, como el agua y el aceite.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *