El conocimiento libre

Es una forma de pensar y actuar. Arquitextónica intenta en la medida de lo posible y nos permite el pudor lógico de desnudar nuestro trabajo ser coherente con ella. Y es también la filosofía que se esconde detrás de tantos y tantos programas “gratuitos” que existen para el sistema operativo Linux. La reflexión está en que esos programas no son realmente gratuitos, se espera algo a cambio de las personas que los usan, crear plug-ins si, esos programitas pequeños que le instalas a tu autocad para que haga virguerías, tutoriales, texturas, o simplemente promoción del software en si para aumentar su difusión.

Un ejemplo práctico de como podríamos trabajar en este mundo más feliz si no estuviéramos la gran mayoría enganchados al Autocad (y no hay enlace por que no me da la gana hacerles pulicidad) nos lo cuenta nuestro simbionte particular.

Únete a la conversación

2 comentarios

  1. no son realmente gratuitos, se espera algo a cambio de las personas que los usan, crear plug-ins…
    No estoy de acuerdo en absoluto. La comunidad libre solo espera del usuario lo que el usuario crea que debe hacer, ahí estriba la libertad. Realmente no necesitan esperar nada, porque, en mi opinión, todo aquel que usa software libre tarde o temprano termina “cayendo en las redes” de aportar algo en mayor o menor medida, desde desarrollar software a cosas tan simples como comentárselo a los amigos o escribir algún que otro artículo sobre el tema para que se sepa un poco más de él…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *