Eduardo Arroyo o como contar cuentos para mayores.

Eduardo Arroyo. NOMAD. Estadio de Lasesarre A cuenta de esta foto de JPG Podemos lanzar otra pieza a los leones y darle un paer de vueltas de tuerca a la obra de Eduardo Arroyo y su estudio NOMAD. En su día tuve ocasión de entrevistar a Arroyo a cuenta de la bienal. Al final de la entrevista era yo el que le contaba mis batallas, algo muy extraño.

Lo que más me ha gustado siempre de su arquitectura es que la cuenta como el que cuenta un cuento, pero los suyos son para mayores.

Únete a la conversación

5 comentarios

  1. Saludos.

    He tenido el placer de visitar la plaza del Desierto en Barakaldo. Me parece una obra muy interesante, sobre todo por que marca pautas de ocupación del espacio. Fragmenta la globalidad del espacio público en pequeños microespacios que te devuelven a la generalidad del entorno a través del uso de materiales reminiscentes a la zona (vegetación, agua, acero, piedra, etc).
    Es un espacio público poco común, ya que se lee como un todo pero se vive como una realidad fragmentada, asociada a la escala humana, impregnando a la persona de la realidad de la zona a través del uso de los materiales.
    Este espacio nunca podrá albergar concentraciones multitudinarias por su concepción y su topografía, pero eso quizás lo dota de un gran magnetismo por la intimidad y la sensación de bienestar y recogimiento que transmite.
    Actúa además como elemento de “cosido” de la nueva trama urbana generada en esta zona de la ciudad.

  2. La plaza se sitúa en el centro de un nuevo barrio de la ciudad y una de sus funciones es realizar el cosido urbano del entorno, relacionar toda esa ciudad heterogénea de nueva creación, marcando trazas, recorridos diversos catalizados por su intervención. Crea mñultiples alternativas para recorrer el entorno, estableciendo multitud de relaciones simultáneas entre la nueva ciudad, enriqueciéndola, marcando recorridos que la ponen en relación con la ciudad preexistente.
    Creo que tú mismo lo mencionas alto y claro en tu artículo, del que cito lo siguiente: “Para E. Arroyo, la única labor del arquitecto es relacionar las cosas que están ocurriendo en el mundo y darles forma de espacio”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *