Arquitectura de guerra

A través de twitts de dos fantásticas webs (vamos a dejar de decir blog que es un snobismo casi peyorativo) de arquitectura como son Pruned y BldgBlg llegamos a una serie de reflexiones, más o menos acertadas sobre la arquitectura y su relación con los conflictos armados. Arquitectura y guerra vamos…

BldgBlg nos habla del conflicto a través del PFC de Viktor Ramos en la Universidad de Rice, The Continuous Enclave: Strategies in Bypass Urbanism (El enclave contínuo: Estrategias de Urbanismo Bypass)

El proyecto “puentea” la segregación de los territorios palestino con “edificios grapa” capaces de alojar infraestructuras, viviendas, equipamientos y todo lo necesario para construir territorio.

A mi modo de ver una aproximación extremadamente simplista, pero a fin de cuentas una aproximación.

El artículo de Pruned me parece más interesante. Una ciudad fantasma, sin habitar, una ciudad que no es ciudad al no estar habitada y que solo sirve para entrenar a las tropas israelíes en las tácticas de guerra.

El texto de Pruned nos lleva a otro que es el que realmente me ha hecho pensar, un artículo de Eyal Weizman, del que hemos encontrado versión en español, sobre tácticas de guerra en las que los límites físicos de la ciudad y la arquitectura son totalmente reventados. Literalmente.

El artículo se llama Caminar Atravesando Muros:

Los soldados se desplazaban por la ciudad durante el ataque atravesando “túneles sobre la superficie” de un centenar de metros escarbados a través del contiguo y denso tejido urbano…se desplazaban horizontalmente atravesando muros de linde y verticalmente a través de agujeros abiertos en techos y suelos. Este tipo de movimiento forma parte de una táctica a la que los militares se refieren con metáforas que toman prestadas del mundo de la formación de agregaciones animales tales como “enjambrar” o “infestación”…

El movimiento tridimensional que, cruzando paredes, techos y suelos, atravesaba el volumen urbano reinterpretaba, cortocircuitaba y recomponía tanto la sintaxis arquitectónica como la urbana…

Al esforzarse por ver lo que está oculto tras los muros, por desplazarse y propulsar la munición a través de ellos, el ejército parece haber elevado las tecnologías contemporáneas –apoyándose en ciertas teorías (casi contemporáneas)– al nivel de la metafísica, buscando desplazarse más allá del aquí y ahora de la realidad física, colapsando el tiempo y el espacio.

Dice Shimon Naveh, brigadier general retirado, fue hasta mayo de 2006 codirector del OTRI (Operational Theory Research Institute): …nuestros soldados, nuestros generales reflexionan sobre este tipo de materiales. Hemos establecido una escuela y desarrollado un curriculum académico que forma arquitectos operacionales

Con muros que ya no son sólidos ni legalmente impenetrables desde el punto de vista físico ni conceptual, la sintaxis espacial funcional que creaban –la separación entre dentro y fuera, privado y público– colapsa.

Caminar atravesando muros. Eyal Weizman
Traducción de Marcelo Expósito, revisada por Joaquín Barriendos

No dejo más porque me excederé del derecho de cita y quiero que venzáis la pereza, el artículo merece la pena leérselo entero.

Es muy interesante ver como planteamientos como el Situacionismo, las derivas o el espacio liso de Deleuze y Guattari, denostados y defenestrados por nuestra propia profesión,por el choque con las limitaciones que tiene la propia materialidad de la arquitectura, son apropiados por los pensadores militares en cuanto ven que, gracias a la tecnología y la fuerza bruta, pueden soslayar todas esas limitaciones físicas. Terrorífico.

Este tema me permite además contaros algo que tenemos marcado en nuestro pequeño cerebro de arquitectos desde hace años.

En el verano de 2002, todavía como estudiantes, tuvimos la suerte de participar en el seminario Madrid Games 2012 que convocó el Ministerio de Fomento en La Arquería.

Durante los meses previos estuvimos colaborando en el estudio de uno de los participantes preparando material de trabajo para el seminario. Trabajamos exhaustivamente sobre un plano de Madrid capital, analizando y superponiendo capas de información que nos parecieron relevantes.

El resultado nos pareció interesante, hasta que el arquitecto para el que hacíamos el trabajo lo vió.

“Esto cae en malas manos y destroza Madrid…”

Acontecimientos posteriores nos recordaron esa frase como un terrible augurio. Nunca llegamos a usar ni publicar ese plano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *